Saltear al contenido principal

Obispos traidores de Italia promueven a Biden. ¿Pueden los obispos católicos ortodoxos promover al verdadero sucesor de Pedro?

Este video se puede ver también aquí: https://la-verdad.wistia.com/medias/yolqeufksi  
https://ugetube.com/watch/spLEQkntVrWA5lQ  
https://cos.tv/videos/play/24559192718742528  
https://www.gloria.tv/post/7jFQnDKTSB9w2ADCSqiezKKsR   

Descargar vídeo: 223,3 MB, 1280×720

El diario de los obispos italianos, Avvenire, «beatifica» manipuladamente a Joe Biden.

Cita de los obispos italianos: «Biden es un hombre de reconciliación…».

Respuesta: ¿A qué reconciliación se refieren los obispos italianos, si Biden no está reconciliado con Dios? Un sacerdote católico incluso se vio obligado a negarle la Sagrada Comunión ya que sus posiciones públicas contradecían las enseñanzas de la Iglesia católica. Biden es un promotor implacable de la matanza de niños no nacidos, hasta en el noveno mes de embarazo. También es conocido por apoyar la sodomía y la ideología de género. Su colaborador más cercano es un transexual. Los obispos italianos, con su apoyo a Biden, niegan públicamente la enseñanza católica y los mandamientos de Dios.

Cita: «Después de una larga vida moldeada por la fe, (Biden)…».

Respuesta: Preguntamos, ¿por qué fe? ¿Qué fe es la que aprueba la sodomía de la que advierten las Escrituras hablando del castigo del fuego eterno? (Jud 1, 7) ¿Qué tipo de fe es la que promueve la matanza de los niños no nacidos? ¿Qué tipo de fe le ha permitido cometer una gigantesca falsificación de los resultados electorales? Los obispos italianos que compusieron una oración al demonio Pachamama, así como los autores de un himno a Biden, probablemente tengan la misma fe que él. Sin embargo, esa fe es el camino al infierno.

Estimados obispos de Italia:

Estamos convencidos de que muchos de ustedes no están de acuerdo con esta actitud de la Conferencia Episcopal Italiana hacia Biden. Nos dirigimos a ustedes, los obispos sinceros que se preocupan por la verdadera renovación de la Iglesia católica sangrante. Hoy en día, hay una necesidad urgente de una operación de rescate espiritual. Señalemos tres manifestaciones de apostasía en el caso del inválido papa Bergoglio: 1) legalizó la idolatría pública entronizando al demonio Pachamama, 2) aprobó la sodomía promoviendo las uniones civiles del mismo sexo que van aparejadas con la adopción criminal de niños, 3) promueve nuevas vacunas de ARN mensajero o ADN mensajero que además contienen hidrogel con biochips.

Cada obispo y sacerdote católico sabe que según las Escrituras (Ga 1, 8-9) y según la bula dogmática Cum Ex Apostolatus Officio Bergoglio es excomulgado por estos delitos. Preguntamos: ¿Quién va a dar un paso salvador levantándose con valentía —incluso a costa de la persecución— contra este criminal que está destruyendo la enseñanza salvadora de Cristo y el mismo papado?

Muchos obispos matan su conciencia y, por temor falso, permanecen bajo la maldición que Bergoglio ha traído con su apostasía no solo sobre sí mismo sino también sobre ellos. Los obispos tienen miedo de defender el depositum fidei y los mandamientos de Dios. Lo justifican por el hecho de que no pueden oponerse radicalmente al archihereje para no provocar un supuesto cisma.

Muchas veces en la historia de la Iglesia hubo dos o incluso tres papas a la vez, pero ninguno de estos papas, verdaderos o falsos, jamás proclamó una nueva enseñanza —un pseudoevangelio— que destruye el camino de la salvación de raíz. Es también por razones históricas que ustedes, obispos de Italia, deberían ser los primeros en dar un paso salvador que, en la situación actual, es el doble papado.

De hecho, la Iglesia adquirirá así un verdadero papa y Bergoglio resultará ser falso. Si alguien decide permanecer bajo una maldición y herejía, puede quedarse con Bergoglio. Sin embargo, aquellos que se pondrán de parte del papa ortodoxo —a quien ustedes habrán instalado de manera extraordinaria en esta situación extraordinaria— ya no estarán bajo la maldición.

En efecto, la Iglesia se encuentra actualmente en un estado de sede vacante, porque un hereje público que se ha excomulgado a sí mismo de la Iglesia no puede ser su cabeza. Quizás sea cabeza de una anti-Iglesia, pero no de la Iglesia de Cristo.

Ustedes, que constituyen el núcleo ortodoxo de los obispos de Italia, tienen una gran responsabilidad por el papado actual. A menos que apoyen la instalación de un nuevo papa, harán que caiga un castigo extremadamente duro de Dios sobre ustedes mismos y difícilmente podrán sostenerse en la hora de la muerte y ante el juicio de Dios. Dios ahora les está dando la oportunidad de eliminar la maldición que pesa tanto sobre ustedes como sobre toda la Iglesia católica. Sin embargo, esto requiere un paso heroico de fe por causa de Cristo y por causa de la salvación de las almas inmortales.

¿Qué les impide pedir a la autoridad moral entre los obispos italianos, al arzobispo C. M. Viganò, que acepte el papado? Una situación extraordinaria requiere un paso extraordinario. No tengan miedo de dar este paso. Se convertirán en un ejemplo para otros verdaderos obispos católicos de todo el mundo que se unan a ustedes. Estimados obispos verdaderamente católicos de Italia, Dios quiere que sean ustedes quienes den este paso. ¡Que la Madre de Dios y todos los mártires y santos italianos les obtengan la luz y la fuerza para este paso salvador!

En Cristo,

+Elías

Patriarca del Patriarcado católico bizantino

+Metodio OSBMr     +Timoteo OSBMr

obispos secretarios

21 de noviembre de 2020

 

Descargar: Obispos traidores de Italia promueven a Biden. ¿Pueden los obispos católicos ortodoxos promover al verdadero sucesor de Pedro? (21-11-2020)

 

El Patriarcado católico bizantino (PCB) es una comunidad de monjes, sacerdotes y obispos que viven en monasterios. El PCB está encabezado por el patriarca Elías con dos obispos secretarios, + Timoteo y + Metodio. El PCB surgió de la necesidad de defender las verdades cristianas fundamentales contra las herejías y la apostasía. El PCB no reconoce al pseudopapa Bergoglio y no está subordinado a él.

 

Volver arriba